¿Poder demoníaco?

pobresa-espanya-2-el-pais

España, creadora de desemparados  [Foto d’El País]

Otro año. 2017. Algo debo decir en este principio de año. Pero, ¿qué? Que espero que todo vaya mejor? No soy un iluso. Este 2017 será igual, peor o quizás menos malo. No me refiero a España, con nuestro querido y repugnante Partido Popular. Me refiero al mundo, en general. Hace ya años que llegué a la conclusión de que nuestro hábitat está poseído por el demonio. ¿Es él quien rige todo el planeta? La palabra demonio, como sinónimo de diablo, en griego significa “calumniar”, “falsear” y “mentir”. Perfecto. Justo algunas de las principales características que reinan en el mundo. Los demonios son esencias que están por encima de las fuerzas terrestres.

Demonios no son sólo Lucifer o Satán. Hay demonios en todos los credos y religiones con un objetivo principal: extender la maldad. Asmong, Bucón, Lagasse o Racna llevan un odio terrible al que debe sumarse la vanidad, la lujuria, la avaricia y la falsedad.

Nuestro mundo parece gobernado por el espíritu del mal. Existen demonios con aspecto humano. Son los que destruyen, matan, esclavizan y aniquilan todo lo que se opone a sus intereses. ¡Pobre humanidad! La doble moral se ha instalado en la mayor parte del mundo como algo legítimo. La corrupción, tolerada y encubierta, se ha convertido en un mal menor. La compasión y la piedad han dejado de existir y los gobernandes ya no piensan en el pueblo. Lo siento. Es lo que pienso.

¡Os deseo lo mejor!

Jordi Cervelló

¡Feliz Año!

Leonid Kogan.jpg
¿Qué diría Georg Friedrich Haendel si escuchara una de sus sonatas a la “manera rusa”?
A mi nunca me han gustado los dogmas, si la música llega con calidad, mensaje y emoción. El gran violinista ruso Leonid Kogan interpreta la “Sonata en mi menor” de Haendel como la siente. Y el resultado es excepcional. Una versión sentida, con una calidad de sonido de incomparable belleza. En el mismo recital, le sigue una pieza de Claude Debussy titulada “Beau Soir”. Es extraordinariamente bella, poco conicida y transmitida con emoción.

Es mi felicitación por el Nuevo Año.

Vuestro Jordi Cervelló.

 

Felicitación de Navidad

herman-hesse

La mayoría de escritores centro-europeos de los siglos XIX y XX amaban la música. Ya Goethe era un experto musical. Más tarde y junto a él, figuraron nombres como Thomas Mann, Stefan Zweig y Hermann Hesse para nombrar a unos pocos. Ellos conocían la música en toda su dimensión y han sido muchas las citas o alusiones a obras de compositores de su entorno. Citas que tuvieron una notable repercusión. Para ellos la música era algo indispensable.

Pensando en una felicitación a todos para estas Navidades he recogido un texto de Hermann Hesse que encuentro perfecto por lo dicho. Son los últimos párrafos sobre su Escrito sobre música publicado en Die Schweiz el año 1915.

“¡Que sería nuestra vida sin música! …si nos prohibieran escuchar los corales de Bach, las arias de “La flauta mágica” y el “Figaro”, si nos las hicieran olvidar por fuerza, sería como la pérdida de un órgano, la totalidad de un sentido. Cuántas veces, cuando ya nada nos sirve, cuando ni siquiera el azul del cielo y la noche estrellada pueden alegrarnos y no existe para nosotros ningún libro de poesía, cuántas veces surge entonces el recuerdo atesorado de un canto de Schubert, un compás de Mozart, un acorde de una Misa, de una sonata- oídos no sabemos ya cuándo ni donde-, y brilla con luz clara , y nos reanima, y pone manos amorosas sobre heridas dolorosas… ¡Ay, qué sería de nuestra vida sin música!”

Moltes felicitats · Muchas felicidades · Tanti auguri

Jordi Cervelló

Vacances/ Vacaciones

FB Jordi Cervello

Benvolguts,
Ha començat el mes de juny i us faig saber que no penjarem cap més article fins al mes de setembre. Agraeixo el vostre seguiment i uns desitjo el millor per aquest estiu.
Una abraçada i fins aviat!
Jordi Cervelló

Queridos amigos:
Ha comenzado el mes de Junio y os hago saber que hasta Septiembre no colgaremos ningún otro artículo mío. Agradezco vuestro seguimiento y os deseo lo mejor para este verano.
Un abrazo y hasta pronto!
Jordi Cervelló

L’activitat musical a Berlín

La Porta de Brandenburg

Recentment vaig estar uns dies a la capital alemanya. Res em va sorprendre. L’activitat musical és imparable, com sempre. L’estrena d’un quartet de corda meu a la sala de Radyal Sistem, a càrrec del Quartet Atrium, va tenir molt bona acollida, cosa que vaig agrair molt.

Només fent una ullada a la programació de concerts d’aquest mes ens hauria de desesperar. La programació de Berlín es divideix en els següents blocs: concerts simfònics, cambrístics, òpera, òpera còmica, concerts d’invenció i concerts a les esglésies. El seu nombre sobrepassa normalment els 15 per dia, de vegades arriben als 30 i fins i tot 40, com va passar els dissabtes dies 8 i 28. Sembla gairebé impossible tanta activiat. Però és així.

Em van agradar molt les sessions que es van dedicar pel centenari del violinista Yehudi Menuhin. Una celebració molt important. Entre els dies 22 d’abril i l’1 de maig es van celebrar a la Konzerthaus una vintena de concerts en memòria seva. Tretze eren amb la Konzerthausorchester, i diferents grups de cambra, que van interpretar el repertori que habitualment tocava Menuhin. També hi va participar la Menuhin School Surrey i el curiós conjunt provinent de la Índia, l’Andushka Shankar Ensemble. Menuhin va ser molt amic de Ravi Shankar, amb qui va col·laborar en diverses ocasions. Em centraré més en els compositors programats, un tema més espinosos que tenim a casa nostra. Si parlem d’intèrprets, destaca el fet que actuïn els millors que es poden trobar, així com joves intèrprets que apunten molt alt.

La Simfònica de Berlín, que es la segona orquestra del país, ha inclós aquesta temporada els més variats compositors, tots ells combinats amb els grans noms del passat. És la música sense fronteres. Van programar-se noms com els de Ginastera, Ligeti, Schitt, Dukas, Grime, Grosskopf, Kagel, Winbeck, Weinberg, Dreyfus, Miaskowski, Balakirev, Delius, Nielsen, Scelsi, Williams…

La tasca que exerceix l’escola de música Hochschule Hans Eisler és molt important, i la seva presència és pràcticament diària. Creada el 1964, porta el nom del compositor i teòric Hans Eisler. Ofereix classes públiques, concerts d’estudiants, presentació d’obres de joves compositors, molts d’ells retransmesos per Kulturradio. Entre els diferents cicles de concerts, hi ha l’anomenat “Crescendo”, dedicat a la música de cambra. Se celebra entre els mesos de maig i juny a la Universitat der Künste, de Berlín. Hi ha, per exemple, un concert dedicat al pianista Ferrucio Busoni, que va viure i ensenyar a Berlín; un homenatge a Max Reger, obres de Schumann, Zimmermann, Poulenc, Xostakóvitx, Bernstein, Bach, Schoenberg… A més, se li dedica un concert a Enric Granados (27 de maig), amb la col·laboració de l’Institut Cervantes.

A la Berliner Philharmonie cada dia hi ha activitat. A la Sala de la Filharmònica hi actuaven la Filharmònica de Berlín, la Simfònica, la Symphonie Orchester Schoenberg, la Staatskapelle que dirigeix Daniel Barenboim, Rundfunk Symphonie Orchester, i la Konzerthausorchester de Berlín, a més d’altres conjunts estrangers convidats.

La música a les esglésies és també constant: unes deu esglésies celebren concerts alternatius. L’orgue hi és sempre present, però, a més, hi trobem l’orgue amb acompanyament, música de cambra amb piano i, naturalment, música religiosa de tots els temps.

La regió de Berlín Brandenburg, un espai en plena natura, és un dels focus on acudeix més públic. La carta de presentació són els famosos ‘Concerts de Branbengurg’, de Bach. Cada dia, però, actuen diferents conjunts i solistes. Cinc o sis concerts són normals, però hi ha dies que passen dels 10, com va passar el 15 de maig. De les 11 del matí fins a les 8 del vespre, hi ha activitat. És un dels llocs on els millors estudiants de l’Escola de Música Hans Eisler tenen presència habitual.

La sala de Radyal Sistem, on l’Atrium Quartet va presentar el meu quartet, és una sala d’estructura modernista, situada al costat d’un canal. Té un públic fidel. Es fan mitja dotzena de concerts mensuals, i l’acústica és realment extraordinària. L’amic Hugo Romano va realitzar l’enregistrament.

Per acabar voldria fer una observació important. A Berlín, com en altres ciutats europees de tradició musical, la música clàssica, culta, seriosa, etc., està considerada com un fenòmen global sense traves innecessàries, i sobretot, amb una gran dosi d’imaginació. Els concerts són plens de jovent. La varietat d’obres programades contempla tota la història de la música, fins a les propostes més recents, amb la virtut que he vist programades obres poc conegudes de grans compositors.

Jordi Cervelló

LA ACTIVIDAD MUSICAL EN BERLIN

Recientemente estuve unos días en Berlín, una de las ciudades europeas con más actividad musical. Se estrenó un cuarteto mío en la Sala de Radyal Sistem, que fue interpretado por el “Atrium String Quartet” de San Petersburgo. Aprovecho para hacerle una ojeada a la gran actividad musical que se despliega por toda la ciudad. Sin embargo, me referiré al mes de mayo que puede ser un buen ejemplo. La actividad en Berlín se desarrolla en varios apartados: música sinfònica, música de cámara, ópera, ópera cómica, conciertos de la Hochschule, música en las iglesias y Brandeburgo. El número de conciertos sobrepasa casi siempre los 15 por día, a veces la cifra puede aumentar, como ocurrió los sábados 8 y 28 de mayo, en los que se llegó a las 40 actuaciones.

Me gustó mucho la celebración especial que se hizo a Yehudi Menuhin, con motivo del centenario de su nacimiento. Del 22 de abril al 1 de mayo tuvieron lugar veinte conciertos en la Konzerthaus. Trece eran con la Konzerthausorchester y otros grupos de cámara, que interpretaron el repertorio que gustaba a Menuhin. También participó la Menuhin School Surrey y el curioso conjunto indio Anduska Shankar Ensemble. Menuhin fue gran amigo y colaborador de Ravi Shankar.

Por lo que a la programación se refiere, no me detendré en dar nombres de intérpretes. Éstos son muy destacados, y también hay jóvenes intérpretes. Sí en cambio, nombraré a ciertos compositores que, por desgracia, casi nunca llegan a nuestros atriles. Por ejemplo, la Sinfónica de Berlín -solo en mayo-, programó obras de Ginastera, Ligeti, Schitt, Dukas, Grime, Grosskopf, Kagel, Winbeck, Weinberg, Dreyfus, Miaskowski, Balakirev, Delius, Scelsi, Williams…

La labor que ejerce la Escula de Música Hochschule Hans Eisler es muy importante, y tiene presencia casi diaria, ya sea en el centro o fuera de él. Esta escuela superior lleva el nombre del que fuera compositor y teórico de la música. El centro ofrece clases públicas, cursos de cámara, presentación de jóvenes talentos, compositores muchos de ellos difundidos a través de la radio, en el canal Kulturradio. Entre los diversos ciclos de conciertes, he visto uno denominado “Crescendo”, dedicado a la música de cámara, que se celebra en la Universidad de Künste. Este mes había, por ejemplo, un concierto dedicado al que fue gran pianista Ferrucio Busoni, que además fue compositor, y vivió casi toda su vida en Berlín; otro homenaje a Max Reger, figura imprescindible en toda Alemania. Sonaron obras de Schumann, Schoenberg, Zimmermann, Poulenc, Bernstein, Bach, Shostakóvich. A estos nombres ya que añadir el de Enrique Granados, a quien se le dedicó el concerto del 27 de mayo, con la colaboración del Instituto Cervantes.

En la Berliner Philharmonie, cada día de mayo hay actividad en la prestigiosa sala de conciertos. Además de la célebre orquesta, actúan la Symphonie Orchester Schoenberg, la Staatskapelle que dirige Daniel Barenboim, la Rundfunk Symphonie Orchester y la Konzerthausorchester de Berlín, ademas de conjuntos extranjeros invitados.

La música en las iglesias es también constante. Unas diez iglesias celebran conciertos alternativos, con el órgano omnipresente, ya sea solo como con otros instrumentos. Es habitual celebrar entre ocho y diez conciertos al día. Bach, Händel o Mendelssohn son autores habituales, pero también lo son Rossini -de quien el 21 de mayo se interpretó su excelente ‘Petite Messe Solennelle’-, Buxtehude, Frescobaldi o Vivaldi.

En la región de Berlín-Brandenburgo, un espacio en plena naturaleza, en el que se realizan todo tipo de actividades, la música tiene un calendario muy importante. Cada día hay conciertos, todos ellos de características diferentes. Es una plataforma para jóvenes intépretes, que tocan constantemente.

Evidentemente que la carta de presentación son los “Conciertos de Brandeburgo” de Bach pero el listado de autores es innumerable. Se hacen 10 o 15 conciertos al día de las 11 de la mañana hasta las 8 de la noche. Es un lugar donde suelen tocar intérpretes de la Escuela de Música Hans Eisler. Este escrito es un breve resumen solo del mes de mayo pero da una idea de la enorme oferta musical. Sigue siendo uno de los centros más activos de Europa.

Jordi Cervelló

¡Ay, España!

Parlamento Español

Foto: REUTERS/ J. J. Guillen

¿Dónde estamos? ¿Qué futuro nos espera? ¿Qué podemos pensar de una clase política tan alejada del ciudadano? Un gran muro nos separa. Ellos y nosotros. Como en los países totalitarios.

El pueblo español va de sorpresa en sorpresa. La credibilidad de los políticos cae en picado. Los ciudadanos están compuestos de millones de personas. Ellos son sólo una pequeña parte su responsibilidad es máxima. Evidentemente que una parte de parlamentarios obran de buena fe. Pero el demonio gana. Tiene recursos. La mayoría absoluta del Partido Popular le ha permitido maniobrar a su antojo. Reírse del pueblo. Como si no existiera.

Hace ya muchos años que es sabida la corrupción que impera en España. Y ésta corrupción afloraba con nombre propio. Sin embargo, la justicia, silenciada. Se sabía y mucho pero no había manera de que los centenares de delitos afloraran. Ahora, de repente salen a la luz algunos casos, que todos conocíamos de hace unos veinte años. ¡Ahora!

Me pregunto porqué la justicia ha tardado tanto en reaccionar. ¿Cree el ciudadano español que el aparato judicial realiza bien su trabajo? El pueblo se lo traga todo y es fácil engañarle con cuatro palabras sutilmente envenenadas. Imputar a jueces sería lógico en una democracia. Saber exáctamente el porqué de unos retrasos inadmisibles en imputar a ciudadanos que han actuado de manera criminal.

Veo a la clase política y acompañantes como si fueran hormigas asesinas, que devoran todo lo que tienen por delante. En lo nuestro sería robar y robar sin tregua. Desde el inicio de la crisis económica, gran parte de la población española, incluyendo la población infantil, ha sufrido lo indecible. La desocupación, los deshaucios, los trastornos mentales, el consumo de alcohol y drogas y, lo peor, el suicidio, que ha aumentado un 45%. Basta leer los datos oficiales donde aparece cada infortunio con el nombre de la persona y de qué manera se suicidó. Sin embargo, también hay la consigna de no reflejar todas estas terribles muertes voluntarias.

Concluyo. El espectáculo que estamos viendo en estos momentos es patético y vergonzoso. Nadie esperaba que afluyeran tantos y tantos casos de corrupción, la mayoría provenientes del Partido Popular. Y que encima los españoles les proporcionen una buena dosis de votos en las próximas elecciones. Un partido que se rie de las miserias de los ciudadanos, mientras elementos de su partido van amontonando cantidades desorbitadas de dinero, indica que el país está hundido moralmente.

Un pueblo que ha sufrido lo indecible sólo por culpa de un buen lote de ciudadanos que ha optado por robar lo que no le pertenece, es de una asquerosidad que jamás hubiera pensado. “Rita eres única, ¡nunca cambies!“. Señor Rajoy, es usted un falso embustero y sólo por decir esta frase, sabiendo de las barbaridades cometidas en su querida Valencia, merecería la imputación inmediata.

Jordi Cervelló

Yehudi Menuhin (1916-1999)

Yehudi Menuhin

Un dels grans. Juntament amb Jascha Heifetz, Nathan Milstein i David Oistrakh, és un dels violinistes que més m’han colpit. Sobre Menuhin, hi ha una una anècdota que us vull explicar. Va succeir a Berlín, quan Menuhin —que en aquell moment només tenia tretze anys- va interpretar el Concert de Beethoven, amb la Filharmònica i sota la direcció de Bruno Walter. Albert Einstein, que es trobava entre el públic, un cop acabat el concert no va poder resistir l’impuls d’anar corrents a trobar Menuhin per dir-li que amb la seva actuació «creia en una força superior», que «creia en l’existència de Déu». Aprofito per recordar que Einstein era violinista aficionat.

Menuhin ha estat un cas, per a mi, força trist. Conec bé la seva història. Va estudiar a San Francisco amb el mestre Louis Persinger (el mateix professor d’Isaac Stern i Ruggiero Ricci). Als sis o set anys, s’exhibia com a prodigi sense precedents. El seu debut a Nova York va ser l’any 1926, acompanyat al piano pel seu mestre. El seu nom es va difondre molt ràpidament per tota Amèrica. Ja en aquell moment, Persinger volia que Menuhin anés a estudiar a Europa amb el seu mestre Eugene Ysaÿe, el millor violinista d’aquell temps. I així ho va fer: Menuhin i la seva mare van a Europa i es van presentar a casa del veterà violinista. Ysaÿe li va demanar d’interpretar la Simfonia Espanyola de Lalo —una obra de repertori molt brillant. A Ysaÿe li va agradar la interpretació, però, sense més, li va dir tot seguit de tocar un arpegi ordinari de tres octaves. Menuhin, segons es diu, un xic desconcertat, va realitzar l’arpegi. Aleshores, Ysaÿe li va aconsellar que faria bé en treballar molt les escales i els arpegis. El mateix Menuhin explica aquesta trobada en la seva autobiografia i diu que, un cop acabada la visita, ell i la seva mare se’n van anar disgustats i decebuts. Va ser aleshores quan Menuhin va demanar a la seva mare d’anar ràpidament a visitar George Enescu, que era un altre gran del violí, a més d’un notable compositor. Recordo que Enescu va ser un mestre importantíssim que va tenir deixebles de fama, com Arthur Grumiaux, Christian Ferras o Yvry Gitlis, entre d’altres. L’audició amb Enescu va ser molt diferent. Va acceptar Menuhin ràpidament com a deixeble, tot i que el jove violinista va haver d’esperar tres mesos, perquè Enesco tenia concerts programats en aquell moment. Musicalment, Enesco va ser molt important per a Menuhin. El músic romanès era, a més, un pianista esplèndid i tenia una cultura musical extraordinària. De totes maneres, Menuhin confessaria que un temps amb Ysaÿe li hauria estat necessari, sobretot per reforçar l’aspecte tècnic.

La qüestió és que Menuhin, entre 1928 i 1932, estava en possessió d’un repertori molt ampli, que anava interpretant arreu del món. L’any 1935 —precisament l’any que jo vaig néixer— va venir al nostre Palau i va fer un extens recital amb acompanyament de piano. El meu mestre, Josep Maria Roma, va assistir al concert, i al cap dels anys em faria un veritable regal: m’obsequià amb el programa de mà d’aquest concert.

Menuhin tenia dues germanes —Hepzibah i Yaltaj— i tots tres vivien a casa seva, amb els pares. Reberen una disciplina estricta, on l’estudi era primordial. Pràcticament, no van tenir la infantesa d’altres nens de la seva edat. Tot era estudi i estudi, instrument i instrument. La mare, que es deia Marutha, va assumir la responsabilitat de la seva carrera, mentre que el pare, Moshe, signava els contractes.

Menuhin era ja molt famós a tot Estats Units, i no parava de fer concerts. Per exemple, en l’abans esmentat 1935, va fer 110 actuacions, i durant la Segona Guerra Mundial, unes cinc-centes, per a les forces aliades de la Creu Roja (concerts de menys responsabilitat, si es vol, però que per força havien d’esgotar al jove violinista). És curiós com Menuhin fos un símbol per a tota Amèrica, mentre que un altre destacat violinista, Isaac Stern — que només era tres anys més jove— era aleshores un perfecte desconegut.

Menuhin tocava per tot el món, tant amb orquestra com en recital. Cal destacar especialment els concerts que feia amb la seva germana Hepzibah, una altra superdotada que, si no hagués estat per la fama del seu germà, avui seria molt més coneguda i hauria fet carrera com a solista. Hi ha versions discogràfiques de sonates de Hepzibah amb el seu germà, absolutament excepcionals. Als vint-i-un anys Yehudi Menuhin va deixar de fer concerts, i es va agafar un període de descans. L’excés d’activitat i els continus viatges el va obligar a fer un període de tranquil·litat, que no va durar gaire perquè de seguida va tornar a actuar.

Durant els primers anys de la dècada dels cinquanta hi va haver dos fets importantíssims per a Menuhin: el Festival de Prada, que Pau Casals inaugurà l’any 1950 —amb motiu del bicentenari de la mort de Bach—, i la visita a l’Índia, convidat l’any 1952 per Jawaharlal Nehru, primer ministre de l’Índia. Menuhin havia canviat, ja no era aquell músic segur d’ell mateix. Va patir fortes crisis psicològiques que van repercutir en el seu instrument. Concerts irregulars, poca autoconfiança, inseguretat… Era com si s’hagués “cremat”. La visita a l’Índia li va obrir un nou món. Va començar a practicar el ioga i la relaxació, amb la posició del lotus, que ja no abandonaria més. També es va tornar vegetarià. La qüestió és que l’espontaneïtat natural que tenia, va desaparèixer. La seva inseguretat en l’arc, repercutia en un so vacil·lant. Els atacs a les notes eren imprecisos, i de vegades estripats. Tot i això, va aconseguir un cert equilibri, i aconseguí tocar amb una certa comoditat. Però ell com a violinista havia canviat. Es va tornar més espiritual, tot i que encara conservava la puresa del so. La diferència entre el Menuhin jove i l’adult es fa palesa escoltant alguns dels seus innombrables enregistraments. Només cal sentir, per exemple, els enregistraments de quan tenia entre quinze i disset anys i els que va fer a partir dels trenta. Dels primers anys, existeixen enregistraments increïbles, com el del primer Concert de Max Bruch, l’Scherzo i Tarantella de Wieniavski, la Simfonia Espanyola de Lalo o la Sonata Kreutzer de Beethoven, amb la seva germana. De la segona etapa, són els enregistraments dels Concerts de Beethoven i Brahms, amb Furtwängler; o les Sonates de Beethoven amb Kempff. Sens dubte una lliçó de musicalitat, però ja diferent, més profund si es vol, però menys colpidor.

El contacte amb Pau Casals —sobretot a Prada— va ser molt important, importantíssim per a ell. Menuhin adorava Casals i Casals també sentia una gran estima cap a ell. Els vaig sentir tocant trios amb piano. Fantàstic! Inoblidable. Menuhin es trobava molt a gust fent música de cambra, que no comportava els riscos d’actuar com a solista en un concert. A Prada tot era pur i tranquil. El públic aplaudia molt, però amb respecte i contenció. Mai més, un període com aquell.

A més, Menuhin era una gran persona. Ajudar als altres era habitual per a ell. Va ser un defensor molt actiu dels Drets Humans, i va aconseguir que es fes justícia en moltes ocasions. Moltes vegades va difondre la tolerància i la cooperació entre els diferents pobles i cultures. En fi, va ser, a més d’un gran músic, una persona bona i comprensiva.

Menuhin va ser dedicatari de nombroses obres: la Sonata per a violí sol de Béla Bartók, la Sonata per a violí i piano de William Walton, dues Suites per a violí sol d’Ernest Bloch, el Concert per a violí i orquestra d’Andrzej Panufnik o el Concert per a violí i cordes de Lennoz Berkeley.

Menuhin tenia un Stradivari de 1733 i un Guarneri del Gesú de 1742.

Jordi Cervelló


YEHUDI MENUHIN (1916-1999)

Uno de los grandes. Junto con Jascha Heifetz, Nathan Milstein o David Oistrakh es uno de los violinistas que más me han impresionado. Sobre Menuhin hay una anécdota muy conocida que me place explicar. Ocurrió en Berlín el 12 de abril de 1929. Menuhin tenía sólo trece años y se presentaba con la Filarmónica de Berlín, dirigida por Bruno Walter, nada menos que con el Concierto en re mayor de Beethoven. La sorpresa fue mayúscula y el público reaccionó como pocas veces había hecho. Se hallaba lleno de personalidades y entre ellas la figura del científico Albert Einstein que precisamente era un buen violinista aficionado. Éste, una vez acabado el Concierto, no pudo resistir el impulso de ir corriendo para encontrar a Yehudi y decirle que con su actuación “creía en una fuerza superior” que “creía en la existencia de Dios”.

Sin embargo, Menuhin fue un caso algo triste en la historia. Nacido en Nueva York el 22 de abril de 1916, su familia decidió desplazarse a California, concretamente a San Francisco, para estudiar con el maestro Louis Persinger, el mismo profesor que tuvieron Isaac Stern y Ruggiero Ricci. A los seis i siete años se exhibía como un prodigio sin precedentes. Su debut en Nueva York fue el año 1926, acompañado al piano por su maestro Persinger. Su nombre se difundió rápidamente por toda América. En aquel momento Persinger ya quiso que Menuhin fuera a estudiar en Europa con su maestro, Eugene Ysaÿe, el mejor violinista de aquella época. Y así lo hizo: Manuhin y su madre van a Europa y se presentaron en la casa del veterano violinista. Ysaÿe le pidio de interpretar la ‘Simfonía española’ de Lalo, una obra de repertorio muy brillante. Ysaÿe se mostró complacido por la interpretación però sin más, le dijo de tocar un arpegio ordinario a tres octavas. Menuhin, según dice él mismo, un poco desconcertado realizó el arpegio. Entonces Ysaÿe le aconsejó que haría muy bien en trabajar con insistencia las escalas y los arpegios. El mismo Menuhin explica en sus memorias este encuentro diciendo que una vez terminada la visita y marcharse con cierto disgusto pidió a su madre de ir rápidamente a visitar a Georges Enesco, que era otro grande del violín además de un notable compositor. Enesco fue maestro de otros grandes violinistas como Arthur Grumiaux, Christian Ferras e Yvri Gitlis. La audiión con Enesco fue muy distinta y aceptó a Menuhin como discípulo rápidamente. Musicalmente, Enesco fue muy importante para Menuhin que años más tarde reconocería que un tiempo con Ysaÿe hubiera sido necesario, sobre todo para reforzar el aspecto técnico.

La cuestión es que entre 1928 y 1932 Menuhin estaba en posesión de un repertorio amplio que iba interpretando por todo el mundo. En el año 1935 estuvo precisamente en el Palau de la Música de Barcelona, donde ofreció un extenso recital con su hermana Hepzibah. Era precisamente el año que nací yo con la suerte de que mi maestro Josep Maria Roma asistió a este concierto obsequiándome en los años 60 con el programa que conservo como una reliquia.

Menuhin tenía dos hermanas. La nombrada Hepzibah y Yaltaj. Los tres vivían en casa con los padres. Recibían una disciplina muy estricta donde el estudio era lo primordial. Prácticamente no tuvieron infancia ni juventud comparada con la de otros niños. Solo estudio y estudio, instrumento e instrumento. La madre que se llamaba Marutha asumió la responsabilidad de su carrera mientras que el padre, Moshe firmaba los contratos.

Menuhin era ya famoso en los Estados Unidos y ofrecía numerosos conciertos. Por ejemplo, hacia el año 1935 hizo 110 actuaciones en 63 ciudades de trece paises diferentes. Y durante la Segunda Guerra Mundial, varios centenares para las fuerzas aliadas de la Cruz Roja. Sin duda, un exceso. Era ya un símbolo para toda América y resulta curioso que otros dos grandes como eran Isaac Stern y Ruggiero Ricci – un poco más jóvenes pero con un nivel altísimo­ eran casi desconocidos.

Durante los primeros años de la década de los 50 ocurieron dos hecho importantísimos para Menuhin: el Festival de Prades que Pau Casals inauguró el año 1950 con motivo del bicentenario de la muerte de Bach y la visita a la India en el año 1952 invitado por Jawaharlal Nehru, primer ministro de la India. Menuhin había canviado. Ya no era aquel violinista tan seguro de si mismo. Sufrió momentos de crisis psicológicas que repercutieron en su instumento. Conciertos irregulares, poca autoconfianza, inseguridad…La visita a la India le abrió un nuevo mundo. Comenzó a practicar el yoga y la relaxación, con la posición de lotus que ya no abandonaría más. También se volvió vegetariano. Con esta immersión logró logró un cierto equilibrio y tocar con más comodidad. Pero como violinista había canviado. Escuchando las grabaciones de cuando era joven y las posteriores se evidencia un cambio substancial. La perfección, seguridad y empuje de su primer período – escuchar Concierto de Max Bruch, Scherzo y Tarantella de Wieniawski o la Sonata “a Kreutzer” con su hermana Hepzibah – se transforma en una musicalidad profunda, más espiritual aunque menos impactante. De esta etapa destacan las grabaciones que hizo con Furtwängler de los conciertos de Beethoven y Brahms o las sonatas de Beethoven que realizó con Kempff.

Su contacto con Pau Casals fue de una enorme importancia. Menuhin adoraba a Pau Casals y éste sentía una gran estima por Menuhin. Tocando tríos con piano en la Iglesia de Saint Pierre era conmovedor. Menuhin se encontraba muy a gusto haciendo música de cámara como más tarde hizo con Gaspar Cassadó y el pianista Louis Kentner.

Y lo que por encima de todo merece destacar fue su preocupación por los más débiles. Hablando con él era como hablar con una especie de ángel. Ayudar a los demás era habitual en él. Fue un defensor muy activo de los Derechos Humanos y consiguió en varias ocasiones que se hiciera justicia ante conductas reprochables. Fueron muchas las veces que difundió la tolerancia y la cooperación entre diferentes pueblos y culturas. Se le ha de recordar como violinista y como músico pero ante todo como una persona humanamente excepcional. Se han cumplido 100 años de su nacimiento! Y siempre estará presente.

Jordi Cervelló