Repin

Ilya Repin es sin duda uno de los pintores rusos más destacados del siglo XIX. Nacido en 1844 y muerto en 1930, su carrera cambió de manera significativa cuando todavía no había cumplido la treintena. Era el año 1870. Fue gracias a un largo viaje que realizó por el río Volga, junto con su hermano y el joven estudiante Fiodor Vasilev. El objetivo era realizar un estudio de los campesinos para el que tiempo después sería uno de sus cuadros más famosos: Los sirgadores del Volga, realizado en 1873. Fue realmente importante. Repin convivió durante tres meses con siervos en una aldea junto al Volga, donde hizo numerosos bocetos, en especial sobre unos rostros llenos de expresividad. El esclavo Kanin impresionó a Repin de quien dijo: “Había algo oriental y antiguo en ese rostro. El rostro de un escita, que ojos, que profunda mirada…, y su frente, tan grande y sabia. Era para mi un misterio colosal y por esa razón o amé. Era como un santo”.

Repin y Venetsianov, considerados ambos como artistas democráticos, fueron dos grandes ejemplos interesados en la figura del campesino atormentado y sentimentalizado. También destacaría al joven muchacho judío Mark Antokolsky, de Vilna. Igualmente es importante destacar la figura del crítico y mecenas Vladimir Stasov, quien fuera un defensor acérrimo del arte cívico y realista. Stasov inculcaba a los pintores rusos la idea que debían dejar de imitar el arte europeo y buscar una fuerza verdadera y significativa, con escenas vividas en las aldeas, en la ciudad o en rincones remotos. Volviendo al joven Antokolsky, que había ingresado en la academia junto a su amigo Repin, cabe destacar su aportación a la escultura, gracias a una soberbia colección de obras que realizó en el barrio judío de Vilna. Repin y Antokolsky se identificaban mucho entre ellos, ya que los dos provenían de familias humildes.

Moscú o San Petersburgo, San Petersburgo o Moscú. Moscú se consideró más rusa que San Petersburgo. Dos ciudades muy distintas pero las dos con una fuerza creadora impresionante, que se daría más o menos a partir de Guerra y Paz de Tolstoi, en 1865. Las artes en general entraron en escena, con un seguido de obras maravillosas en todos los campos.

Aquesta presentació amb diapositives necessita JavaScript.