Chaikovski

Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893) fue el más famoso compositor del romanticismo ruso. Chaikovski se sentía tan ruso como sus amigos del Grupo de los Cinco, pero con la mirada a Occidente. Fue un magistral instrumentador, que se inspiraba en el paisaje ruso, la foresta, las estepas, de un pueblo lejano. Su música es lirismo, básicamente. Su obra está centrada en los famosísimos ballets, la obra sinfónica, los conciertos, también la ópera y la música de cámara. Sus poemas sinfónicos son verdaderas obras de arte (Romeo y Julieta, Francesca da Rimini, La Tempestad, Hamlet…). Su incursión en el ballet fue determinante con tres obras maravillosas sea teatralmente como por su inspiración melódica (El lago de los cisnes, La bella durmiente o El Cascanueces, éste último escrito a solo un año de su muerte). Las partituras de Chaikowski son un modelo, por la ligereza que recuerda a Mendelssohn, así como por la perfecta impostación de todos los instrumentos. Su música fluye natural, bella y apasionada.

Chaikovski.jpg

Anuncis