Kandinsky

Vasily Kandinsky (1866-1944) sintió especial conexión con el arte primitivo, por las costumbres de pueblos lejanos y en especial con el pueblo “komi”. Sus visiones místicas sobre lo oriental, al igual que lo que sintiera Igor Stravinsky, pero también en otros pintores como Gauguin, Picasso, Klee. El arte de los campesinos rusos y de las estepas asiáticas. Los chamanes penetraron en el espíritu de Kandinsky y parte de la producción de los años 20 son símbolos de los chamanes siberianos. En sus formas ovales y jeroglíficos abstractos abundan las referencias. Por ejemplo una curva con un gancho y una línea era el símbolo del caballo…los círculos representaban el sol o la luna…Era un “neoprimitivismo” que se convirtió en un material precioso entre lo viejo y el arte abstracto. Es importante señalar la importancia que tenía el “caballo” como símbolo del legado asiático debido a las constantes invasiones de jinetes nómadas de la estepa modificando incluso el camino de la historia rusa. Pushkin ya dijo en El jinete de bronce: “¿Hacia  dónde galoparás, orgulloso corcel? ¿Dónde se detendrán los golpes de tus cascos?”. Sentir los fuertes galopes de los cascos de los caballos en la estepa asiática bajo sus pies era un sentimiento que los rusos sentían a edad muy temprana.

Kandinsky estudió derecho y economía junto a clases de pintura y dibujo. A los 30 años se traslada a Munich renunciando a un porvenir académico consolidado para profundizar la pintura en la Academia de esta ciudad con Franz von Stück. Luego abre su primer taller como pintor. Entre 1902 y 1907 realiza varios viajes por Francia, Paises Bajos, Italia y también su Rusia para instalarse en Murnau donde le permitió pintar paisajes alpinos ( 1908-1910). Pero a finales de 1910 su continua e infatigable experimentación produjo una conquista definitiva por lo que se refiere a la abstracción. Refunde la libertad cromática de los fauvistas con el impulso vivencial de los expresionistas alemanes de la ciudad de Dresde. De 1910 y 1914, el mismo Kandinsky agrupó sus obras en tres categorías: “Impresiones inspiradas en la naturaleza; improvisaciones, expresión de emociones interiores y composiciones intuitivas pero con rigor intuitivo”.

En 1911 funda junto a Frank Marc y August Macke el grupo Der Blaue Reiter, organizando exposiciones en Berlín y Munich. En 1914, al estallar la Primera Guerra Mundial, vuelve a Moscú con una misión de primerísima categoría. Enseñar en la Academia de Moscú y ser director del Museo de Cultura Pictórica. Poco más tarde se incorporó en la Bauhaus hasta que en 1933 fue clausurada por los nazis. Seguiría trabajando he hizo obras de gran excelencia experimentando con trazos circulares y concéntricos. Luego se instaló en Francia y se estableció definitivamente en París.

PINTURA Y MÚSICA

Kandinsky estaba también obsesionado con la música. Y no fue un caso único ya que para otros colegas suyos, también grandes pintores, lo musical era fuente de inspiración. Basta recordar a Dufy, Chagall -con sus violines flotando en el aire- o Paul Klee, que muchos ignoran que fue un excelente violinista profesional. Kandinsky dijo una frase significativa en el año 1913: “Los violines, los profundos tonos de los contrabajos y muy especialmente los instrumentos de viento personificaban entonces para mi toda la fuerza de las horas del crepúsculo. Vi todos los colores en mi mente. Líneas salvajes, casi enloquecidas, se dibujaron frente a mi”.

Efectivamente, cuando observo sus cuadros siempre pienso en música. Muchos de ellos son como “abstracciones musicales”. Sus líneas y su bella geometría siempre en acción huele a partitura musical.  Sus cuadros desprenden música, una especie de “moto perpetuo”.

He aquí algunos ejemplos extraordinarios: Pareja a caballo (1906), Paseo en barca (1910), Fuga (1914), Composición con triángulo azul (1922) o Algunos círculos (1926).

parejaacaballo_kandinsky.jpg

Pareja a caballo

Anuncis