Los Liutai

Mientras los grandes “violinistas-compositores” tocaban o escribían música de manera constante, otros artistas trabajaban horas y horas en sus talleres y en absoluto silencio con sus maderas que convertían en violines. Y esto sucedía en la misma época de los violinistas-compositores. De 1600 a 1750. Es bien conocida la fama de los instrumentos italianos encabezada por los de Antonio Stradivari. Pero resulta curioso que dos
fenómenos tan vinculados uno del otro apenas exista información sobre la supuesta relación. Violinista y constructor o violinista y luthier siempre han sido inseparables. No es curioso de que apenas se sepa con que violines tocaban los violonistas-compositores?
Cuando es sabido que en muchos de los domingos acostumbraban reunirse en la Catedral con la finalidad de escuchar la sonoridad de los nuevos violines?

Brescia y Cremona
En estas dos ciudades situadas en el norte de Italia se fundaron los dos talleres históricos para la construcción de violines. El de Brescia inició con Gasparo di Francesco
Bertolotti hacia el año 1568 que ya figuraba como “maestro dei violini”. Parece que nació hacia 1542 en Saló sobre el Lago di Garda y murió en 1609. Se trasladó a Brescia como ayudante de Gerolamo Virchy (liutaio de Brescia siglo XVI). Reparaba y construía laudes, liras, violas “da braccio” y “da gamba”. Gasparo da Saló hizo muy pocos instrumentos y su sonoridad es extremadamente dulce. Varios de ellos están decorados con mucha fantasía como un violín de sus primeros años en que el mango es un arabesco rojo y azul, el puente está formado por dos peces enroscados entre sí, el cordal está enriquecido por la forma de una sirena y en lugar del bucle hay esculpida una cabeza de ángel. Este instrumento fue encargado a Gasparo da Salò por el futuro Papa Clemente VIII. Luego se trasladó al Museo de Innsbruck. Otro conocido instrumento de Gasparo es un contrabajo propiedad de la Procuraduría de San Marcos en Venecia.

Entre los discípulos de Gasparo da Salò alcanzó una gran maestría Giovanni Paolo Maggini (1580-1630?) que entró en el taller de Gasparo como aprendiz y ayudante. De
Maggini habrán llegado unos 50 violines y son obra apreciadisimas. Al principio se inspiró en la obra de su maestro pero más adelante se influenció por los violeros cremoneses. Agrandó ligeramente el modelo de Gasparo.

El barniz tenía un bello tono amarillo claro con poca luminosidad pero agradable. Maggini acostumbraba a decorar sus violines en la tapa posterior con dos sutiles
arabescos. Su timbre algo velado recuerda al de la viola. La importantísima treyectoria de la Escuela de Brescia que duró más o menos un siglo se cierra con un hijo de
Gasparo, Francesco Bertolotti (1565-1614). Entre los últimos constructores destacaron Antonio Lanza, Pietro Vimercati y Battista Vetrini. Luego practicamente desapareció.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s