¿Los directores, son secuestradores?

Estos días estoy inmerso en el tema de las mujeres compositoras. Son decenas y decenas que viven en un lugar secreto. Sencillamente, no están. Resulta realmente muy curioso lo que ocurre. Pocas, poquísimas, son divulgadas en el día de hoy, pero si que son conocidas a través de internet. Si hasta antes de la llegada de internet, eran personajes totalmente ignorados, con internet sus nombres existen, están, y muy bien representados. De entrada, todas las compositoras tienen su artículo en la Wikipedia. Son entradas relacionadas con su vida y además incluyen grabaciones. Hay un montón, de todo tipo y de buena calidad. Muchas son a cargo de orquestas de prestigio o solistas renombrados. Ha sido, pues, una grata sorpresa.

00 Lili Boulanger.png

Lili Boulanger

Querría recordar en este punto la desafortunada frase que dijo una vez el director de orquesta británico Sir Thomas Beecham: “No hay mujeres compositoras, no las ha habido nunca y nunca las habrá”. Parece que muchos directores de orquesta han seguido al pie de la letra lo que dijo este impostor. La mujer no es apta para componer, solo es válida para la música del pasado compuesta por hombres. Y así ha sido. Directores y organizadores de conciertos solo apuestan por cierto repertorio masculino, dejando fuera a mujeres e intrusos en general. De esta manera, tenemos directores que actúan como repetidores, con el beneplácito de los músicos de las orquestas, que no les gusta demasiado, en general, enfrentarse con una obra nueva. El repertorio de siempre les permite tocar con las piernas separadas y mirar la particella solo de vez en cuando. A por la obra trillada, que sabemos de memoria. ¡Fuera novedades! Conclusión: ni mujeres compositoras, ni autores desconocidos.

00 Elisabeth Maconchy

Elizabeth Maconchy

SECUESTRADORES
Esta palabra es válida para definir a una gran parte de los directores de orquesta de la actualidad. No todos, naturalmente, ya que siempre hay excepciones. Pero la mayoría van a lo suyo, que es secuestrar e impedir que a nadie se le ocurra entrar en su terreno. Ellos son “el jefe” y los músicos sus vasallos. Es el director quien debe hacer su gloriosa carrera e interpretar todo lo posible el sinfonismo histórico. Lo demás, para otro día. Y la repetición se ha hecho dueña de las salas de concierto. Y los demás, ¿donde están? Los demás no están. La tierra se los ha tragado Y entonces ¿qué?, se preguntaron las mujeres. Pues haremos música de cámara, en la que no hay hombres malos. Y así lo hicieron las compositoras de buen parte del siglo XX, que decidieron escribir obras sin director, es decir música de cámara.

00 Doreen Carwithen.jpeg

Doreen Carwithen

Menuhin y Sibelius

Menuhin Sibelius.jpg

Hago un paréntesis en la serie que dedico a grandes mujeres violinistas para hablar de un hecho que me ha ocurrido hoy. Ha sido escuchado una versión que desconocía del Concierto para violín y orquesta de Jean Sibelius, interpretada por Yehudi Menuhin. Vaya sorpresa. Conozco toda la obra discográfica de Menuhin y nunca había oído hablar de que grabara la obra de Sibelius. Pensaba que no era un autor afín a él, al igual que pasó con el concierto de Chaikovsky, obra que sí que grabó aunque no tuviera una afinidad especial con la pieza. Otra cosa es, en cambio, Sibelius. Cuando he oído el concierto me he quedado muy, pero que muy impresionado. Se trata de una grabación del año 1955, con la London Symphony y Adrian Boult. Menuhin tenia por aquel entonces 38 años.

Menuhin 1

Yehudi Menuhin había sido un niño prodigio y, entre los 15 y los 25 años, fue el violinista más solicitado del mundo, junto con Fritz Kreisler. Era un caso único. Había estudiado en San Francisco con Louis Persinger, quien también fuera maestro de Isaac Stern y Ruggiero Ricci. Stern era un poco más joven, pero durante años fue un auténtico desconocido porqué la figura de Menuhin era estelar. Pero acabó pagando la factura. Un exceso de conciertos y giras por todo el mundo acabaron repercutiendo en su técnica, que se resintió. Otros grandes interpretes como por ejemplo el pianista Vladimir Horowitz o el violinista Jascha Heifetz llevaban un calendario mucho más restringuido. Tuvo que parar y durante un tiempo estuvo apartado del círculo de conciertos. Fue incluso a la India, para pedir ayuda a Nerhu, un experto en yoga, práctica que Menuhin llevó a cabo hasta su muerte. Antes de este difícil momento, sus conciertos eran irregulares y el público padecía al ver a un muchacho maravilloso, tan bien dotado, perder seguridad y verlo sufrir mientras actuaba. Su arco ya no era el mismo, y cuando lo pasaba sobre las cuerdas del violín, no tenía la estabilidad requerida. Tenía temblores y el ataque de muchas notas era tembloroso y deficiente.

Ese período pasó, y apareció otro Menuhin. Más tímido, algo religiosa y con un sonido bastante distinto. Un ejemplo de esta nueva etapa son las dos grabaciones que hizo con Wilhelm Furtwangler de los conciertos de Beethoven y Brahms. Muy buenas versiones pero algo alejadas de su manera característica de tocar el violín. Ya no era el mismo. Pero este Concierto de Sibelius grabado en 1955, representa un momento muy feliz. Lo he escuchado hasta tres veces y mientras sonaba iba señalando y anotando lo que oía, cosa que hacía ya cuando era joven. Este concierto, escrito en la tonalidad de Re menor, fue dirigido por Richard Strauss el día del estreno. Es una obra de estilo neoromántico, y ya en seguida tuvo una gran aceptación por parte del público.

Menuhin 2.jpg

Vuelvo a la interpretación de Menuhin. Conocer a Béla Bartók fue providencial para él. Tocó su gran concierto en varias ocasiones y Bartók le dedico su Sonata para violín solo. Las dos obras naturalmente están grabadas por él. Y fue providencial, ya que la escritura del compositor húngaro hizo ampliar la paleta de sonidos de Menuhin. El objetivo principal no era solo el buen sonido “bel suono”, sinó también conseguir el sonido áspero o desgarrado que Bartók obliga muchas veces en su música. Cuando apareció la versión de Menuhin, casi simultaneamente, aparecía la de otro gran violinista: Max Rostal, también muy buena pero algo inferior a la de Menuhin en cuanto a la expresión. La obra de Bartók requería mayor aspereza. Esta reflexión que Menuhin aplicó a la música de Bartók, en cierta manera también la aplica al Concierto de Sibelius, ampliando la paleta sonora. Generalmente escuchamos esta obra con buen sonido y poco más, mientras que Menuhin interpreta ciertos momentos dramáticos con una garra que impresiona. Llega mucho más con estos cambios de color que con un sonido demasiado homogéneo. Recomiendo encarecidamente esta versión que para mi ha sido un gran regalo y un estímulo.

Nedyalka Simeonova (1901-1959)

Recientemente he estado en Bulgaria con motivo del estreno de mi Concierto para violoncelo y orquesta. Fue a cargo de la Orquesta Filarmónica de Sofía, con Romain Garioud como solista. La obra fue bien recibida y para mi fue un momento muy
importante. Pero el viaje no solo se debía a esto, sinó que aproveché mi estancia en la capital búlgara para obtener buena información sobre dos cuestiones que también eran importantes para mi: por un lado, los famosos coros de Bulgaria y, del otro, la violinista Nedyalka Simeonova.

Los coros en ese país son algo esencial, que el pueblo vive con verdadera pasión. Todos ellos se expresan en cirílico, lengua basada en el alfabeto griego y que se canta en los templos religiosos – en Bulgaria la mayoría de sus habitantes son cristianos ortodoxos – . Las voces son realmente particulares, con un tono misterioso que produce cierto escalofrío. Es una música que nada tiene que ver con los coros occidentales. Los temas regionales son incorporados a través de variaciones casi improvisadas, cosa que produce aún un efecto más particular. Hay coros de mujeres que realmente sorprenden por su originalidad.

NEDYALKA SIMEONOVA

A esta excelente violinista se debe, un gran impulso de la técnica violinística en Bulgaria. He aprovechado su nombre para incluirlo en mis escritos sobre mujeres violinistas que publico en mi blog. Cada año tiene lugar en la localidad de Haskovo (donde nació la violinista) un Concurso Internacional de Violín, donde se presentan violinistas de Bulgaria, Rumania, Polonia, Rusia, Letonia, Turquia, China, etc. Se celebra cada mes de octubre. Se trata de una manifestación muy conocida y que honra la memoria de la gran violinista.

15 Nedyalka Simeonova

Su vida se podría resumir de esta manera. En el año 1913 estudió en Dresde con el maestro Havermann y diez años mas tarde lo hizo con Leopold Auer, que se encontraba ya en Nueva York tras abandonar Rusia. De 1921 a 1923 solidificó su técnica que le permitiría una larga gira por Europa y la India. Y fue hacia mediados de los 40, cuando decide instalarse como profesora principal de violín en el Conservatorio Estatal de Sofía. Allí hizo una gran labor pedagògica y en el día de hoy todavía hay violinistas en activo que tuvieron la suerte de haver estudiado con ella.

Hay dos grabaciones extraordinarias sobre temas populares, con música del compositor Giorgi Cherkin. De este músico búlgaro, nacido en 1905, interpreta dos piezas para violín y piano. La primera es una obra de carácter folklórico, con una parte brillante al final; y la segunda, una maravillosa canción popular. Cherkin fue muy conocido en su época, y además escribió la música del Himno Nacional de Bulgaria.


Mi viaje a Sofía

Screenshot(39)

Anuncio del concierto en la página web de la Filarmónica de Sofía

No conocía la ciudad de Sofía y el estreno de mi Concierto para violonchelo fue un buen motivo para descubrirla. Me invitaron y acudí. Antes, quiero explicar por qué escribí esta obra. Hace algo más de dos años, se presentó en mi casa el violonchelista Romain Garioud. Llevaba un misterioso estuche. ¿Qué llevas ahí? Le pregunté. Abrió el estuche y vi que dentro había una bella bola de cristal de color amatista. Le pregunté a qué se debía ese obsequio y me dijo que era un regalo para inspirarme. Quería que compusiera un concierto para violonchelo y orquesta. Pero para que el amuleto hiciera su efecto, debía acariciar la bola suavemente. Muy sugerente. Lo tuve en cuenta. Y la obra apareció.

La estructuré en tres movimientos contrastados, con varias cadencias. Con Romain lo trabajamos en varias ocasiones. Fue él quien contactó con la Filarmónica de Sofia y fue relativamente fácil programarla, también porqué se trataba de un estreno. La orquesta me invitó unos días, en los que conocí a un director inolvidable. Se trata de Martin Panteleev, con la que tuve una relación de gran afecto y eficacia. Entre los tres trabajamos la obra hasta conseguir dejarla a punto para su estreno. Panteleev dirigió con precisión y sobre todo con alma. Romain estuvo sensacional.

Aproveché el viaje también para obtener información de la violinista Nedyalka Simeonova, considerada la máxima representante de la escuela búlgara de violín. Ella fue discípula de Havermann y Auer, en Nueva York. Simeonova nació en 1901 y murió en 1959. Cada año se celebra en Bulgaria un importante concurso de violín que lleva su nombre. Me regalaron un bellísimo catálogo de su vida, ilustrado con fotos de gran valor histórico. Esta información ha sido ideal ya que la utilitzaré para la serie que estoy dedicando a grandes mujeres violinistas de la historia de la música. Los eslavos son gente realmente entrañable.

La partitura de La Sfera d’Amatista la distribuye Boileau: https://www.boileau-music.com/es/obras/la-sfera-d-ametista-b.3953#

Screenshot(38)

Jordi Cervelló, en alfabeto cirílico