Rebecca Clarke (1886–1979)

Fue una importante compositora y violista inglesa nacida en Garrow. Su padre era norteamericano, mientras que su madre era alemana. Su caso es casi inverosímil, ya que el conocimiento que de ella se tiene es todavía muy pobre. Había crecido en las restricciones victorianas y tenía que adaptarse a una ideologia rígida y poco agradable para la mujer. Había formado cuarteto, junto con las hermanas Adila y Jelly D’Aranyi, y la violonchelista Guillermina Suggia, quien tuvo una estrecha relación con Pau Casals. Fue, además, una de las primeras compositoras inglesas y también en tocar profesionalmente en una orquesta como violista. Era discípula del famoso violista británico Lionel Tertis. Estudió en el Royal College of Music, entre 1907 y 1910, año en que compondría un arreglo de poesía china Tears, en colaboración con un conjunto infantil formado por ella misma. También actuó bajo la dirección de Ralph Vaughan
Williams.

Fue en 1912 cuando, a los 26 años, fue elegida por Sir Henry J. Wood para formar parte de la Queen’s Hall Orchestra de Londres. En 1916 marcharía a los Estados Unidos, para seguir su carrera artística y reunirse con sus hermanos. El mal ambiente familiar, debido a una relación extraconyugal, fue la causa de su partida. De esos años es una obra breve para viola titulada Morpheus, que firmó con pseudónimo masculino. Fue estrenada en Nueva York en el 1918 por el violonchelista May Muklé y la pieza fue alabada por la
crítica con el nombre masculino de su autora. Un año más tarde, en 1919, otra obra suya, una Sonata para viola, causaría una enorme impresión, al entrar en competición en el concurso patrocinado por el Coolidge Festival. El jurado, sin embargo, obró de manera confusa y poco clara, otorgando el premio finalmente al compositor Ernst Bloch. De todas formas la obra de Clarke se publicó en 1921 y hoy es una de gran importancia.

Rebecca Clarke escribió también diversas piezas para su marido, el barítono británico John Goss, como June Twilight, The Seal Man y Tiger, Tiger, escrita en 1940 como un despido de la relación entre ambos. Tiempo después de reencontraría con el compositor y pianistaJames Friskin, miembro de la Juilliard School y antiguo amigo suyo del Royal College. De esa relación surgió un nuevo matrimonio. Una relación que trajo a Rebecca una vida sosegada, aunque dejaría de componer y de actuar como instrumentista.

De sus grabaciones, destacaría los muchos registros que se han hecho de su famosa Sonata par a viola y piano, una obra perfecta. Recordemos que Clarke fue discípula predilecta del famoso solista británico Lionel Tertis. También vale la pena recomendar la Sonata 1919 y Midsummer Moon, ambas piezas para viola y piano.



Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s