La Fantasia Escocesa de Bruch

Fantasia Escocesa

Poques obres per a violí i orquestra tenen un inici  tan commovedor com el de la Fantasia Escocesa de Max Bruch, una obra de repertori encara que no massa interpretada. Estructurada en quatre moviments, té una part solista d’alt virtuosisme i es basa en temes populars escocesos. El darrer moviment Allegro guerriero es d’una gran brillantor, tant solística com orquestral.

Doncs bé. Tornant al inici, trobo curiós que una obra basada en temes folklòrics comenci d’una manera tan original: tristament, amb notes lentes i una armadura carregada de bemolls; amb una instrumentació fosca, greu, gairebé com una marxa fúnebre (metalls i arpa). Són set compassos en tonalitat menor que impressionen per la seva profunditat. Tot seguit, un clima completament contrari: entra la corda suaument, amb el mateix “mi bemoll menor” i després fa l’aparició el violí solista, amb una veu dolça i a la manera de recitatiu. La corda s’atura i el solista parla. Expressa un sentiment de súplica que commou per la seva bellesa intervàlica. Aquests dos elements s’alternen en un clima  que es va animant però que conclou en un morendo a la corda sol del violí solista. La introducció s’ha acabat, i sense pausa s’inicia el primer moviment, ara ja només amb tres bemolls.

Dos o tres cops a l’any tinc per costum escoltar aquesta obra, a vegades només l’inici i sempre amb el  mateix violinista: Jascha Heifetz, que li dóna un toc, per a mi molt especial: el violí realment parla.

Jordi Cervelló

Pocas obras para violín y orquesta tienen un inicio tan conmovedor como el de la ‘Fantasía Escocesa’ de Max Bruch, una obra de repertorio que sin embargo no es demasiado interpretada. Estructurada en cuatro movimientos, tiene una parte solista de alto virtuosismo y está basada en temas populares escoceses. Su último movimiento “Allegro guerriero” es de gran brillantez, tanto para el solista como para la orquesta.

Pues bien. Volviendo al inicio. Encuentro curioso que una obra basada en temas folclóricos comience de una manera tan original. Tristemente. Notas lentas y con una armadura cargada de bemoles, con una instrumentación oscura, grave, casi como una marcha fúnebre (metales y arpa). Son siete compases de tonalidad menor que impresionan por su profundidad. A continuación, entramos en un clima completamente inverso: aparece la cuerda suavemente con el mismo “mi bemol menor” en el que aparece el violín solista, con una voz dulce y a manera de recitativo. La cuerda quieta y silenciosa, mientras el solista empieza a hablar. Expresa un sentimiento de súplica que conmueve por su belleza interválica. Estos dos elementos se alternan dentro de un clima que se irá animando pero que irá disminuyendo hasta llegar a un “morendo” en la cuerda sol del violín solista. La introducción se acaba y sin pausa alguna se inicia el primer movimiento ya con solo tres bemoles.

Dos o tres veces al año tengo por costumbre escuchar esta obra. A veces sólo el inicio y siempre por el mismo violinista: Jascha Heifetz, que le proporciona un toque muy especial: el violín realmente habla.  

Jordi Cervelló

One thought on “La Fantasia Escocesa de Bruch

  1. Retroenllaç: Cervelló comenta ‘Grazyna’ | Jordi Cervelló

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s