L’excel·lència musical de Harpo i Chico

Marx Brothers (A Day at the Races)_01

Els Germans Marx m´han acompanyat tota la vida. En alguns moments més que en d’altres, però ara més que mai. Fins i tot diré que els necessito. M’imagino que influeix l’estat actual del nostre país, que cada dia va a pitjor. Aquest immortal grup de còmics em donen vida i em fan oblidar la crua realitat que ens ha tocat viure.

L’humor sempre sorprenent dels Germans Marx els va convertir en veritables emblemes de l’absurd i d’una joiosa anul·lació del sentit de la lògica. Són com un crit d’alliberament de l’home, amb el seu anarquisme i les seves agudes sàtires, dirigides freqüentment a l’alta burgesia o a la hipocresia humana.

Eren cinc germans, tot i que el nucli principal el formaven els tres més grans: Chico (nascut el 1887), Harpo (1888) i Grouxo (1890). Les seves personalitats com a actors estaven, segons es diu, en la veritable personalitat de cadascun. Ja a la dècada del 1920 es convertiria en el grup favorit del teatre nord-americà.

Els seus pares, jueus procedents d’Alemanya, van emigrar a Nova York, on van néixer els cinc fills. va ser la tenacitat de la mare, Minnie Schoenberg, la que va impulsar els nois, ja de ben jovenets, cap a la carrera teatral. El pare, Samuel Marx, era conegut popularment amb el nom de ‘Frenchie’. Era un bon home, bon cuiner, però un sastre pèssim, com indiquen els seus propis fills. No cal dir que Grouxo era qui portava el timó, amb el seu vocabulari desconcertant, insolent a la vegada que incòmode. El bigoti postís pintat de negre i el seu caminar tan característic li donava un toc definitiu.

Però aquest escrit el vull dedicar a Harpo i Chico, ja que dins de les seves dots teatrals es van distingir com a músics, com podem contemplar en moltes de les seves filmacions o actuacions. Harpo amb l’arpa i Chico amb al piano. Harpo també s’exhibia com a pianista, encara que en un nivell inferior al del seu germà. Sigui com sigui, tant un com l’altre no varen fer estudis seriosos amb els seus instruments. Van aprendre a tocar imitant, fent alguna classe esporàdica i practicant a la seva manera. Ja de petits, tant l’un com l’altre sentien veritable fascinació pels seus respectius instruments, l’arpa i el piano, i no cal dir que tenien un do innat per la música. No eren ni de lluny simples aficionats, si no que tocaven i improvisaven gairebé com dos professionals.

El silenci místic de Harpo tenia en l’arpa la millor vehicle d’expressió sonora quasi sempre amb un so celestial. Parlava amb ella, gesticulava segons li suggeria el ritme, amb una mirada plena de matisos. No cal dir que la seva perruca vermellosa li donava un to gairebé màgic.

Chico, en canvi, havia estudiat amb una certa regularitat sota el control de la seva mare. Tenia una gran facilitat i va arribar a posseir un ofici envejable. Una particularitat seva era la utilització de l’índex de la mà dreta, que desplaçava vers el registre agut amb una rapidesa extraordinària. Veure’l tocar realment és passar-s’ho bé. I sentir-los junts tocant el piano a quatre mans és tot un espectacle.

Res de preparació, tot era gairebé improvisació. Aquest plus musical feia únics els seus espectacles. Aquesta vol ser la meva felicitació de Nadal i del nou any 2015. Com podreu comprovar més a sota, he escollit una serie d’escenes que he trobat a YouTube, impagables i que il·lustren tot el que he dit.

Bones Festes!!!

Jordi Cervelló

LA EXCELENCIA MUSICAL DE HARPO Y CHICO

Los hermanos Marx me han acompañado durante toda mi vida. En unos momentos más que en otros, pero ahora creo que más que nunca. Incluso diré que los necesito. Imagino que a ello influirá el estado actual de nuestro país, que cada día va a peor. Este inmortal grupo me da vida y me hace olvidar la cruda realidad que nos toca vivir.

El humor siempre sorprendente de Los Hermanos Marx los convirtió en verdaderos emblemas de lo absurdo y en una gozosa anulación del sentido de la lógica. Son como un grito de liberación del hombre con su anarquismo y sus agudas sátiras dirigidas frecuentemente a la alta burguesía o a la hipocresía humana.

Eran cinco hermanos, aunque el núcleo principal estaba formado por los tres de más edad: Chico (nacido el año 1887), Harpo (1888) y Grouxo (1890). Sus personalidades como actores estaban, según se dice, en la verdadera personalidad de cada uno de ellos. Ya en la década de los años 20 era uno de los grupos preferidos de Norteamérica.

Sus padres eran judíos, que emigraron de Alemania para afincarse en Nueva York, donde nacieron los cinco hijos. Y fue por la tenacidad de su madre, llamada Minnie Schoenberg, que impulsó a los chicos todavía jovencitos hacia la carrera teatral. El padre, Samuel Marx, era conocido como Frenchie. Un buen hombre, además de buen cocinero, pero un pésimo sastre, uno de los peores de Manhattan según cuentan sus propios hijos. Grouxo fue elemento clave con su innata teatralidad. Era como el timón del grupo. Poseía un vocabulario desconcertante, a la vez que insolente e incómodo. Unos andares muy personales, siempre con su gracioso bigote postizo pintado de negro.

Pero este artículo lo quiero dedicar a Harpo y Chico, ya que junto a sus dotes teatrales fueron dos talentos musicales que todavía hoy sorprenden. Basta contemplarlos en sus películas o en fragmentos de varias actuaciones suyas. Harpo como arpista y Chico como pianista. Harpo también se exhibía como pianista per a un nivel inferior al de Chico. Ya de pequeños sentían fascinación, uno por el arpa y el otro por el piano, pero ninguno de los dos hizo serios estudios musicales. Aprendieron imitando, pero lo cierto es que lograron tocar casi como dos profesionales.

El silencio místico de Harpo tenía en el arpa su mejor vehículo de expresión sonora, casi siempre con un tono celestial. Hablaba con ella y gesticulaba según le sugería el ritmo, a través de una mirada llena de matices. Huelga decir que con su peluca rojiza le daba un aire de magia muy singular. Chico, en cambio, había estudiado con cierta regularidad bajo la supervisión de su madre. Tenía una gran facilidad y llegó a poseer un oficio envidiable. Una particularidad suya era la utilización del dedo índice de la mano derecha, que desplazaba hacia el registro agudo con una rapidez extraordinaria. Verlo tocar realmente es pasarlo bien. Escucharlos juntos tocando el piano a cuatro manos es todo un espectáculo. Nada de preparación, todo era improvisación espontánea.

Sin duda, la música fue un plus enormemente eficaz en muchas de sus escenas que todavía hoy nos producen una sonrisa y admiración que no tienen precio.  

Esta es mi felicitación de Navidad y para el próximo 2015 y como podéis ver he elegido una serie de escenas que he encontrado por internet y que me place mucho adjuntarlas en este escrito ya que ilustran lo que he dicho.

¡¡¡ Felices Fiestas !!!

Jordi Cervelló





Antonio Bazzini

antonio-bazzini

ANTONIO BAZZINI, VIOLINISTA I COMPOSITOR
 
L’article anterior estava basat en el repertori compositiu simfònic i el seu cercle tancat, especialment en el nostre país. Avui em referiré al repertori per a violí i piano, concretament el dedicat a les sonates. Aquí es produeix un cas força semblant, encara que no tan greu com en el camp simfònic. 
 
No fa gaire vaig escoltar una sonata per a violi i piano d’Antonio Bazzini, compositor nascut a Brescia l’any 1818 i mort a Milà el 1897. Aquest músic va ser un gran violinista i un excel.lent compositor. En aquest àmbit és conegut prácticament per una sola obra de gran virtuosisme: La ronde des lutins (scherzo fantastico), en la que utilitza un cop d’arc anomenat ricochet aconseguint un efecte extraordinari.   
 
És una de les obres preferides dels violinistes, ja sigui dins d’un programa o com a bis. Conèixer a Bazzini tan sols per aquesta obra és no fer-li justícia, ja que té un catàleg amb peces per a diverses formacions, a més d’altres composicions per a violí i piano. Va escriure, per exemple, concerts per a violí i orquestra, un Concert-Stück per a violoncel i orquestra, i quartets de corda, quintets, a més d’obres orquestrals i corals.

Antonio Bazzini era un nom molt important en el seu moment: coneixia Paganini, Mendelssohn, Schumann, Clara Wieck, Rossini, etc. Va ser un dels violinistes més famosos de tot Europa. A més, va ser professor i director del Conservatori de Milà, des de l’any 1882 fins a la seva mort. El va convertir en el millor conservatori d’Itàlia.

Però torno a referir-me ara a la seva Sonata per a violí i piano, opus 55. La vaig escoltar de jove a Milà, quan era jove, i ara no fa gaire l’he tornat a escoltar. La veritat és que la recordava poc i ara, desprès de molts anys, m’ha fet una gran impressió. Quina sonata! Queda molt per descobrir dins del passat musical però també molt per recuperar. Com pot haver quedar en l’oblit una obra com aquesta? I que el nom de Bazzini sigui conegut només per una peça de virtuosisme?

Tot això m’ha fet pensar en una obra d’un altre gran compositor italià, com va ser Giuseppe Tartini. La seva Sonata Il trillo del diavolo, amb l’extraordinària cadència de Fritz Kreisler. Què ha passat amb aquesta partitura única, original i amb un tractament del trino mai escrit fins a aquell moment? Una obra que s’interpretava sovint per obrir un recital de violí i piano, amb el conseqüent toc de màgia?

Observo que a dia d’avui hi han unes preferències massa reiteratives, que al mateix temps limiten un repertori molt ric, com és el de duo de violí i piano. Mozart, i de manera especial Beethoven, Brahms, i Cesar Franck, són els preferits. Altres sonates d’interès inqüestionable han passat a un lloc que no mereixen. Per exemple les de Schumann i Grieg, les de Saint-Saëns i Guillaume Lekeu, un belga que va morir amb tan sols 24 anys, i que als 21 va escriure una sonata deliciosa. En canvi, sí que tenen un cert lloc la sonata de Debussy, la de Ravel, juntament amb la de Richard Strauss. Altres, com la de Respighi o les tres de Georg Enescu han quedat també en un lloc com de trànsit. Les dues de Prokófiev tenen un lloc assegurat, així com les de Bartók, tot i que no tant com les del rus.

Observo que, com en el terreny simfònic, també aquí s’ha anat tancant el cercle i s’ha optat per repetir, en comptes de provocar curiositat, noves sensacions i ser més justos amb compositors de gran vàlua, que no entren en el repertori habitual. De qui és la culpa? D’entrada dels mateixos intèrprets, amb el vist i plau dels programadors que no volen sortir d’un cercle que sembla gairebé tancat.

Recomano escoltar la Sonata op. 55 de Antonio Bazzini en l’enregistrament que he trobat a YouTube i que us hem deixat aquí sota. El duo que l’interpreta està format pel violinista Thomas Christian i el pianista Massimo Palumbo. La interpretació és captivadora.

Jordi Cervelló

 
 
 
ANTONIO BAZZINI , VIOLINISTA Y COMPOSITOR
 
El artículo anterior estaba basado en el repertorio compositivo sinfónico y su círculo cerrado, especialmente en nuestro país. Ahora me referiré al repertorio para violín y piano, y concretamente al de las sonatas, en el que se produce un caso similar aunque quizás no tan grave como en el sinfónico. 
 
No hace mucho que escuché una Sonata para violín y piano de Antonio Bazzini, compositor nacido en Brescia el año 1818 y muerto en Milán en 1897. Este músico  fue un gran violinista y un excelente compositor. En este ámbito es conocido prácticamente sólo por una pieza de virtuosismo que lleva por título “La ronde des lutins” (Scherzo fantástico) donde utiliza un golpe de arco conocido como “ricochet”, con un efecto extraordinario. Es una de las obras preferidas por los violinistas virtuosos que tocan en sus recitales, sea dentro de un programa y especialmente como propina. Conocer a Bazzini solamente por esta obra no me parece justo ni lógico ya que en su catálogo figuran –además de conciertos para violín y orquesta–, un “Concert-Stück” para violonchelo y orquesta, cuartetos de cuerda, quintetos, obras orquestales y vocales.
 
Antonio Bazzini fue un nombre muy importante en su tiempo: conocía a Paganini, Mendelssohn, Schumann, Clara Wieck, Rossini, etc. Fue uno de los mejores violinistas de toda Europa, además de profesor y director del Conservatorio de Milán, desde 1882 hasta su muerte. Convirtió este centro en el mejor de Italia.
 
Vuelvo a referirme a su Sonata para violín y piano op. 55 que recuerdo haber escuchado en Milán hace muchos años. Ahora la he vuelto a escuchar y esta vez me ha causado una impresión extraordinaria. ¡Vaya sonata! Queda mucho por descubrir dentro del pasado musical pero también mucho para recuperar. ¿Cómo puede haber quedado en el olvido una obra semejante? ¿Y que el nombre de Bazzini sea tenido en cuenta únicamente por una obra de virtuosismo?
 
Ello me ha hecho pensar en otra obra de otro gran italiano como era Giussepe Tartini del que antes se interpretaba frecuentemente su famosa sonata “Il trillo del diavolo”, con la extraordinaria cadenza de Fritz Kreisler. ¿Qué ha ocurrido con esta partitura originalísima y que era perfecta como inicio de un programa? 
 
El repertorio actual de sonatas para violín y piano, repleto de obras interesantes está en la onda del sinfónico, es decir, se basa en un grupo de obras que impide el paso a muchas otras que merecerían su lugar, sobre todo para ensanchar esta parcela camerística. Mozart pero sobre todo Beethoven, Brahms y Cesar Franck son los que más se interpretan. Las sonatas de Schumann y de Grieg van a la baja y se escuchan muy raramente. Peor todavía lo tienen las de Saint Saëns o la maravillosa sonata que escribió el belga Guillaume Lekeu, fallecido con tan solo 24 años. En cambio las que sí que tienen su lugar son la de Debussy, Ravel, así como la de Richard Strauss. Otras, como la de Respighi o las tres que compuso Enescu, merecerían ser tenidas en cuenta. Las dos de Prokofiev tienen su espacio, así como también las de Bartók, aunque menos que las del ruso.

Evidentemente todo lo que digo es una aproximación sobre lo que voy observando en nuestro país. Ya los mismos intérpretes no se arriesgan y menos todavía los programadores que ponen reticencias a las obras no habituales. Una actitud que en nada beneficia al duo para violín y piano. Y no se entiende como una Sonata tan bella y perfecta como la que escribió Bazzini haya quedado silenciada en el rincón de los olvidos. Que gran sorpresa fue escucharla casualmente en YouTube, gracias a la versión del excelente violinista Thomas Christian y de un pianista, también excelente, llamado Massimo Palumbo. 
 
Jordi Cervello